jueves, 16 de julio de 2009

unas horas en la luna (historias del loco del pinel)


Un viaje a la luna.
Hoy mi amigo TRI STAR y yo decidimos dar un paseo fuera de lo habitual, decidimos ir a la luna.

Tri star pensó que para tan corto viaje nos bastaría con utilizar el trastostar, un aparato cómodo y muy ligero que utilizamos normalmente para acampar en el polo norte, quizás su mayor cualidad es que no contamina pues su combustible no es otro que agua.

Yo me e preocupado de los víveres, me e provisto de una tortilla de patatas, mas e echado una paletilla de jamón ibérico, durito como a mi me gusta, no me preocupe por Tri star pues le des lo que le des no le hace ascos, en la bebida tampoco me complique la vida, una garrafa de vino blanco de batea a sido mi elección, agua no lleve pues allí en la luna hay de buenos ríos con aguas puras.

Una vez hemos llegado a la luna Tri star se me fugo con Stravis un colega suyo del lugar, yo que soy mas de tumbarme cerca de ríos y escuchar i ver pasar los animales me dirigí a agua pura un rio a unos metros de la ciudad puro como su nombre indica.

No tardes Tri star que hoy tenemos que volver pronto, le dije al marchar, sobre las 16:00 hora terrestre nos volvimos a encontrar y hemos regresado.

Que tal te lo pasaste Tri star, muy bien amigo, unas horas aquí son fuerzas para poder vivir semanas en el planeta cárcel llamado tierra, me a contestado.

No te equivocas Tri star le e contestado, buenas gentes habitan en ese planeta llamado luna, gentes llenas de educación, de respeto por los demás y por el medio ambiente.

Sin duda un buen día, corto pero bueno, mañana donde iremos?, le e preguntado, amigo mañana quien sabe, mañana lo sabremos me a contestado Tri star

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Uhjuuuuuu yo sigo en marte avísame si llegas si? bsitossss pa el viaje. muakss
uts anónimo adivina ueeeeeee si mas leio no te costará je

La casa de Pinel dijo...

pues te lo tomaras a cachondeo pero este post es un deribado de haberte leido

Joan Martín dijo...

Cuando lo de la Luna tenía jo 15 años. Un adolescente vaya. Es decir que la luna era, junto con otros companñeretes, amigos y esbirrillos, mi hàbitat preferido. "Estás en la luna", me decían. Cierto. Aún ahora, de largo ja descendido del satélite nuestro, la visito sin parafernalia alguna; por la noche, claro. Siempre me agrada echarle una ojeada (yo sin ser la NASA también tengo preubas fotográficas). Es decir que hay una coincidencia con tu relato: me resulta incansable, reconfortante, grato y familiar, muhy familiar encontrármela allí; ella sí, en su lugar propio, es decir colgada, que es lo suyo.
Un abrazote.

vangelisa dijo...

pues yo te felicito! a mi me ha encantado tu relato, ir a la luna ese viaje tuyo era como una forma de evadirse, de olvidar por un momento la realidad de la tierra....me ha gustado mucho...
¿y mañana quien sabe donde estaremos o que haremos....?ya lo sabremos mañana....muy cierto.
un beso y un abrazo

vangelisa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
vangelisa dijo...

si desaparezco de tu blog como seguidora no he sido yo, es que no sé que pasa pero desaparezco como seguidora de algunos blog. he preguntado pero nadie me dice nada. si tú sabes el porque eso ocurre, por favor me lo harás saber, es que tampoco sé yo tanto de internet
un beso