viernes, 19 de septiembre de 2008

A dos pasos del cielo.





Ha dos pasos del cielo esta dedicado a aquellas personas con las que estos días he compartido parte de sus vidas en la planta 8ª del hospital Joan XXIII.

Para aquellos que seguis este blog os informaré de que el domingo mi padre tuvo que ser asistido de urgencias en el hospital Joan XXIII, desde ese día permanece ingresado en el citado hospital hasta hoy viernes.

Desde el domingo llevo día tras día, incluyendo algunas noches acompañando y asistiendo a mi padre, así debe ser pues es lo menos que se le debe ha un padre o madre.

Cuando me decido ha realizar el post ha dos pasos del cielo lo he hecho para que aquellos como yo que habían olvidado lo que DIA a DIA sucede en un hospital tengan presente que en ese lugar hay vidas humanas y que todos en alguna ocasión pasamos por este lugar.

Cuando alguien como yo acostumbrado a estar de aquí para haya, se para y comparte el DIA a DIA con todas las personas que se hayan en este lugar la experiencia que experimenta es algo especial.

DIA tras DIA en la 8ª planta de Joan XXIII, planta habitualmente llena de enfermos del corazón y la gran mayoría personas de avanzada edad, con ellos e mantenido largas charlas estos días y estos me han aportado un montón de cosas.

En estos días he conocido muy buenos profesionales, personas a las que les gusta su profesión he incluso disfrutan realizandolo, también Desafortunadamente he conocido profesionales que realizaban su labor de forma un poco forzada, estos profesionales por titulación, pero no de corazon, estos pequeños autómatas.

A dos pasos del cielo he titulado este post porque en esta planta, la última del hospital, he conocido a personas que estaban en esta situación, a dos pasos del cielo.

Es curioso, muy curioso lo agradecidos que nos mostramos cuando nos curan de nuestras dolencias y lo pronto que nos olvidamos de lo sucedido.

Somos los humanos seres icreiblemente raros y esta semana me he dado cuenta que no hay un solo ser que deberas sepa apreciar su vida o el entorno que le rodea, las fotos de las ventanas de esta planta las misma con candados lo demuestran.

Un saludo otra vez desde mi vuelta a la tierra.

10 comentarios:

ave fenix dijo...

Cuando estas en sitios así y ves conoces ciertas historias anonimas te das cuenta que la realidad siempre supera a la ficción, por desgracia la gente que trabaja ahí acaba acostumbrandose y para ellos las desgracias ajenas son lo cotidiano, tambien por que no decirlo ,como en todos los oficios, hay buenos ,y educados, profesionales que tienen vocación y se sienten orgullosos de realizar su trabajo y lerdos sin sensibilidad que son simples funcionarios publicos. Bueno, espero que se mejore tu viejo y que esto se quede en un susto y una experiencia más en la vida

Cual puta por rastrojo dijo...

Ya me olía yo que, con el tiempo que le dedicas a este blog, y que en tantos días no hayas publicado nada, al Pinel le estaba pasando algo raro.

Me alegro de que tu padre esté de nuevo en su casa.

Quim Amorós Le-Roux dijo...

Pinel, me alegro que tu padre se encuentre bien. Tu post a dos pasos del cielo me ha rasgado el corazón.
Cierto es que muchas veces los médicos no podemos solucionar todos los problemas médicos que van sucediendose en el curso de un ingreso hospitalario, y muchas veces debido a que no respondan al tratamiento, o porque ya no hay mas solución posible el paciente muere ( grácias a dios no ha sido el caso de tu padre), puedo asegurarte que en nuestra profesión intentamos no solo paliar el sufrimiento del paciente, sino tambien intentamos ponernos en la situación de la familia y intentamos darles consuelo y porque no mas de una vez lloramos con ellos, Piensa que no somos máquinas, somo personas y los pacientes una vez pasan por nuestras manos, ya son parte nuestra y establecermos un lazo de confianza, que hace que lo sientas parte tuyo.
La medicina no solo sirve para curar a los pacientes, muchas veces no se puede, ha de servir tambien para dar confort y aliento hasta el ultimo momento.
A dos pasos del cielo Pinel, estamos todos expuestos a traspasar esa barrera en cualquier momento, y auqnue parezaca que estamos preparados para ello, no lo estamos y ese momento cuando llega es muy duro, y siempre has de necesitar a alguien a tu lado, enfin no sé porque te estoy explicando todo este rollo.
Un abrazo y disfruta de tu padre todo lo que puedas, y aprovecha para decirle aquello que sientes por el y que no se lo dices porque es obvio, pero dile que le quieres infinidad de veces, el ya lo sabe, pero le gustará oirlo.

Pitu Tarrasa dijo...

Juan Carlos,
Te deseo que tu padre se recupere lo antes posible.
Un abrazo.

La casa de Pinel dijo...

frasco se agradece, el viejo ya esta aqui en casa, ahora con una maquina siempre a su lado pero bien.

La casa de Pinel dijo...

tienes razon letrado.
algo me pasaba, pero no andaba lejos si no en la retaguardia, al acecho.
un saludo cordial y ya mismo publico un post de esos que a ti tanto te pican sobre la españa de los micro paises y sus justicieros.

La casa de Pinel dijo...

señor quim, quien mejor que usted para saber de primera mano la vida en un hospital y sus historias dia a dia.
agradecido por sus falicitaciones.
un saludo

La casa de Pinel dijo...

señor pitu afortunadamente el susto ha pasado y ya lo tengo aqui, en la casa de pinel.
se agradecen sus palabras.
un saludo

Capitandorra dijo...

Pinel, me alegro mucho que tu padre se encuentre mejor. Por lo que comentas en el post, así somos los humanos: en cuanto le vemos las orejas al lobo, nos echamos a temblar. Es una lástima que la gente no aprenda a disfrutar de lo que tiene, cuantos problemas nos ahorraríamos todos.

Un fuerte abrazo para toda la familia

La casa de Pinel dijo...

cierto capitan andorra no nos acordamos del lobo asta que no nos muerde.
mi padre ya se los ha visto en un par o tres de ocasiones, espero esta vez no se olvide y haga bondad haciendo lo que le han dicho los medicos.
un saludo enorme y haber si cuelgas mas videos, yo en breve tambien colgare algun video de lo que veo dia a dia.